De cementerio y zoológico a Paseo Bravo

El paseo bravo es actualmente uno de los lugares más importantes de Puebla, es también el punto de reunión para jóvenes que estudian a los alrededores, de parejas y amigos; es un corredor gastronómico y hasta el punto de referencia para desplazarse por la ciudad.

Desde un principio se había planeado que esta zona se utilizará como un sitio de esparcimiento en el cual las familias pudieran asistir para la divertirse y disfrutar de paseos dominicales.

Como todo lugar tiene leyendas que alimentan su historia, y se dice que era utilizado como campo de práctica militar y también como cementerio ante la alta cantidad de muertos registrados por la viruela y cólera. Dentro su siniestro pasado, cuentan que se utilizó como lugar de horca para criminales con delitos públicos.

La Colonia Francesa establecida en la ciudad obsequió un reloj, conocido como“gallito”, en conmemoración por el primer centenario de la independencia.

Posteriormente, fue un zoológico, con un lago artificial para patos y cisnes; entre los animales que los visitantes podían contemplar eran el venado, tejón, coyote, leones, renos, jabalíes y algunas variedades de monos y los animales estaban dentro de jaulas.

Finalmente, fue llamado Paseo Bravo en honor del insurgente Miguel Bravo, quien en 1814 fue hecho prisionero por las fuerzas leales a España y más tarde fusilado y decapitado. Y así es como llego a ser lo que ahora conocemos.

Comentarios

mood_bad
  • Aún no hay comentarios.
  • chat
    Agregar Comentario